Blog

Endometriosis

La endometriosis es la presencia de tejido endometrial, fuera de la cavidad uterina. Las características proliferativas, secretoras e inflamatorias inducidas por estas hormonas en el tejido endometrial ectópico, se cree que son la causa de los dos síntomas más relevantes de la endometriosis: el dolor y la esterilidad.
Es una enfermedad que afecta a mujeres en edad reproductiva. La edad de máxima inicidencia del diagnóstico se sitúa entre los 25 y los 40 años, La prevalencia en la población general se estima entorno a un 10%

Pruebas complementarias:
Ecografía transvaginal:
No tiene valor en el diagnóstico de endometriosis peritoneal, pero es útil para diagnosticar o excluir endometrioma ovárico. Tiene un rol en el diagnóstico de la endometriosis que afecta vegiga o recto.
Analítica de sangre: EL marcador Ca 125 no es un dato útil en el diagnóstico, ni el seguimiento de la endometriosis. No obstante se determina como parte del protocolo de estudio de la masa anexial en pacientes con endometriosis ovárica.
RMN: Si se sospecha clínicamente una endometriosis profunda, Se debe investigar la posible afectación ureteral, vesical, o intestinal
Laparoscopia: El “gold standar” en el diagnóstico de la endometriosis es la visualización de los implantes por laparoscopia y confirmación anatomo-patológica. En ocasiones es necesario realizar una laparoscopia para llegar al diagnóstico de la enfermedad que no se ha podido diagnosticar con otras pruebas.

Tratamiento:
Existen diferentes tratamientos médicos que pueden reducir el dolor asociado a endometriosis: danazol, análogos de Gn-RH, progesterona, con distintos efectos secundarios y perfiles de coste. Todos ellos se basan en la supresión de la función ovárica por lo que no posibilitan la gestación. La recurrencia de los síntomas a corto plazo con estos tratamientos son muy altas (53%). Algunas mujeres responden mal o no responden en absoluto al tratamiento médico. Por todo ello, el tratamiento de elección en la endometriosis es el tratamiento quirúrgico.
Preferiblemente, el abordaje ha de ser laparoscópico, ya que permite una mejor visualización y tratamiento de todos los focos con las consabidas ventajas de la cirugía mínimamente invasiva..
En el caso de la endometriosis ovárica, la quistectomia -extracción del quiste-, es la técnica de elección..
En pacientes con afectación severa o recidivante, en los que no se desea preservar fertilidad se puede optar por un tratamiento definitivo con histerectomía, extirpando todo el tejido endometriósico visible y considerar la anexectomia bilateral.

Cáncer epitelial de ovario

Cáncer epitelial de ovario

Definición y clasificación

El cáncer epitelial de ovario es la cuarta neoplasia ginecológica, pero alrededor del 50% de las muertes por neoplasias femeninas son debidas al cáncer epitelial de ovario. La supervivencia global a los 5 años en el cáncer epitelial de ovario es del 49,7% según el . Las tasas de supervivencia a los 5 años varían entre el 89,6 % en el estadio IA al 18,6% en el estadio IV.

Clínica

La clínica es en la gran mayoría de las ocasiones muy inespecífica, lo cual conlleva que la enfermedad se diagnostique en estadios avanzados, empobreciendo así los resultados de la supervivencia a 5 años. El 70% de las pacientes son diagnosticadas en estadios avanzados y genital.
Los síntomas más frecuentes son: la distensión abdominal (por masa tumoral anexial, ascitis y/o afectación de epiplon o nódulos peritoneales), las alteraciones gastrointestinales, el dolor abdominal, las alteraciones menstruales y las metrorragias, los síntomas urinarios y la anorexia-pérdida de peso-náuseas-vómitos. .

Diagnóstico

1.Clínica

2.Marcadores tumorales El CA 125 ha sido validado como el marcador tumoral del cáncer epitelial de ovario, tanto para el diagnóstico de la enfermedad, para la monitorización del tratamiento,

3. Pruebas de imagen (no invasivas):

Ecografía Vaginal . Las características morfológicas más importantes para la evaluación de las masas anexiales por ecografía son el tejido sólido (no graso) vascularizado, los septos gruesos y las papilas. El doppler-color permite la identificación de la localización de la vascularización de la masa anexial. • TAC abdominopélvico/Resonancia magnética abdominopélvica/PET/TAC Todas las técnicas radiológicas de imagen avanzadas pretenden alcanzar dos objetivos para ayudar al clínico a obtener un diagnóstico preoperatorio lo más preciso posible. Por un lado, deben tipificar la masa anexial y valorar el grado de extensión de enfermedad en la pelvis, en la cavidad abdominal superior, en el retroperitoneo y fuera de la cavidad abdominal.

4. Laparoscopia exploradora (prueba invasiva).

Tratamiento

Las dos armas terapéuticas que han demostrado mejorar la estadística de la tasa de supervivencia del cáncer epitelial de ovario avanzado, son por un lado la extirpación o la eliminación del tumor residual mediante cirugía (cirugía citoreductora máxima), y por otro lado la quimioterapia basada en la combinación de taxanos y platinos. La cirugía recomendada es la laparotomía media, pero actualmente también se acepta la laparoscopia (tratamiento de los estadios iniciales, exploración de la resecabilidad quirúrgica y obtención de biopsias en los estadios avanzados). La cirugía en el cáncer epitelial de ovario puede ser: •

Cirugía de citorreducción primaria: es el tratamiento estándar para los estadios avanzados de cáncer de ovario El principal objetivo de esta cirugía es la de eliminar cualquier nódulo tumoral y cualquier metástasis antes de iniciar la quimioterapia

Cirugía citorreductora de intervalo: es la intervención realizada en aquellas pacientes después de unos breves ciclos de quimioterapia neoadyuvante por imposibilidad de resecar de forma inicial todas las tumoraciones (habitualmente de 3 a 4 ciclos), con respuesta parcial y sin progresión de su enfermedad, con la intención de eliminar la máxima cantidad de tumor para facilitar la respuesta a la consiguiente quimioterapia.

Histeroscopia diagnóstica

Histeroscopia diagnóstica

La histeroscópia es una técnica endoscópica que nos permite visualizar, diagnosticar y realizar biopsias y pequeñas intervenciones en el interior de la cavidad uterina. El instrumento que utilizamos se denomina Histeroscopio, el cual es un delgado tubo (5,5 mm. de diámetro externo) provisto de una cámara de TV. y un canal de trabajo que nos permite utilizar un fino instrumental con el que podemos cortar y extraer tejido del interior del útero. El medio que se utiliza generalmente para distender la cavidad uterina y poder visualizarla correctamente es suero fisiológico. Presenta un sistema de flujo continuo (irrigación y succión) que permite distender y al mismo tiempo limpiar el interior del útero eliminando posibles sangrados.

Indicaciones

Por medio de la Histeroscopia podemos extraer pólipos endometriales, pequeños miomas submucosos, liberar adherencias, realizar biopsias dirigidas, extraer DIUS y restos oseos (post aborto) como también colocar dispositivos en las trompas para esterilización definitiva (ESSURE). La Histeroscopia nos permite diagnosticar malformaciones uterinas, lesiones premalignas (hiperplasias) y malignas así como practicar biopsias dirigidas de las mismas. Todo ello realizado de forma ambulatoria, en consulta externa y en pocos minutos.

Contraindicaciones

La histeroscopia diagnóstica esta contraindicada la histeroscopia en casos de:

-Infección pélvica reciente

-Ge Gestación

- Sangrado activo

Preparación

La preparación prevía consiste en tomar un analgésico 2 horas antes de la histeroscopia y un relajante vía sublingual media hora antes. La paciente se coloca en posición ginecológica, se procede a la desinfección de la vulva, periné y vagina y se aplica anestesia local.

Virus del papiloma humano

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

Qué es el virus del papiloma

una familia de 100 tipos de los cuales 40 se han aislado en el tracto genital inferior femenino siendo el causante de lesiones cervicales, anales, vaginales y vulvares.

¿Cómo se contagia?

Se contagia por transmisión sexual y aunque la mayoría de lesiones se resuelven espontáneamente , su persitencia se relaciona claramente con el cáncer de cuello uterino

¿Cuáles son los factores de riesgo de contagio?

La edad y la conducta sexual son los factores de riesgo más importantes

¿Cómo se puede prevenir el cáncer de cuello uterino?

Para prevenir disponemos de la vacuna del papiloma que cubre los virus más importantes relacionados con el cáncer cervical.

Cribado del cáncer de cuello uterino:

Citología EL cribado cervical tiene como objetivo detectar precozmente las lesiones que puedan progresar a cáncer y se realiza con la citología y/o el test del HPV

¿Cuando se ha de iniciar el cribado?

Para toda la población emnpieza a los 30 años y el oportunista , es decir , aquel al que consulta una usuria de forma espontánea , a los 3años de la primera relación sexual o a partir de los 25 años con relaciones sexuales

Miomas uterinos

Tumor benigno originado en la pared del útero. Su sintomatología es variable pudiendo originar desde dolor abdominal, aumento del diámetro abdominal, menstruaciones abundantes, anemias ferropénicas…, hasta ser asintomáticos y descubrirse durante una exploración ginecológica rutinaria o en una ecografia

Es la causa más frecuente de histerectomía en pacientes entre 40 y 50 años.

Su tasa de malignización es baja: 0,2% en pacientes premenopáusicas y entre 1-2% en pacientes menopáusicas en las que se observa crecimiento del mioma.

El tratamiento dependerá de la sintomatología que provoque, de la edad, de los deseos reproductivos, del tamaño, del crecimiento que puedan experimentar y de su localización. Las posibilidades terapéuticas que la unidad ofrece comprenden las siguientes medidas:

Tratamiento médico conservador con análogos Gn-RH y controles ecográficos.

Tratamiento quirúrgico conservador realizando la exéresis quirúrgica del mioma: MIOMECTOMIA. Puede ser histeroscópica, laparoscópica o laparotómica. Permite conservar el útero y de esta forma es posible conseguir gestación; sin embargo, no se excluye la recidiva del mioma.

Tratamiento quirúrgico radical: HISTERECTOMÍA. Es el tratamiento definitivo ya que supone la extirpación del útero. Impide obtener embarazos tras la misma. Puede realizarse por: ví laparoscópica, laparotómica o por vía vaginal o por vía vaginal asistida por laparoscopia. Tratamiento mediante EMBOLIZACIÓN DEL MIOMA. Tratamiento novedoso que consiste en la oclusión de la vascularización del mioma mediante la introducción de unas microesferas que provocan la necrosis del mismo. Se realiza mediante angioradiología intervencionista. Evita la cirugía. Presenta riesgo de recidivas y de oclusión de vasos ováricos. NOTA: documento del servicio de Ginecologia del Hospital Vall d´hebrón

CIN: Neoplasias intraepiteriales de cérvix

Citología Cervical

El objetivo de realizar una citología de cuello de útero (cérvix) es buscar células anormales, que en la mayoría de las ocasiones son leves y desaparecen de forma espontánea, sin precisar ningún tratamiento. Sin embargo, en algunos casos estás células podrían tener alteraciones severas, y seguir transformándose hasta llegar a producir un cáncer en el cuello del útero, y por este motivo todas las mujeres con citología anormal precisan un seguimiento por un ginecólogo hasta la normalización de la citología.

 

La mayoría de las citologías anormales son causadas por una infección del virus del papiloma humano (VPH). El VPH es muy frecuente y casi todas las personas adultas que mantienen relaciones sexuales han sido infectadas por algún tipo de VPH, en ocasiones por varios. La mayoría de las mujeres eliminan espontáneamente la infección por VPH en el transcurso en los 2 años posteriores al contagio, y entonces su citología vuelve a ser normal. Sin embargo, algunas mujeres no eliminan esta infección, y son las que tienen mayor riesgo de que las células anormales progresen. Como no podemos saber qué mujeres van a eliminar el virus y cuáles no, todas van a precisar un seguimiento.

El resultado de la citología puede ser:

Normal: no hay células anormales en la citología.

Atipia incierta, lesión intraepitelial de bajo grado (ASC-US, AGUS,L-SIL): mínimas anormalidades de las células, posiblemente por infección por VPH. Si se detecta L-SIL en la citología, hay dos alternativas: repetir la citología a los 6 meses, o realizar una colposcopia. Su ginecólogo le dirá cuál es la mejor opción en su caso.

Lesión intraepitelial de alto grado (H-SIL): se han encontrado células anormales en la citología. En este caso su ginecólogo le aconsejará realizar una colposcopia.

Tratamiento

El tratamiento de las lesiones cervicales diagnosticadas por biopsia consiste en la exéresis de una pequeña parte del cuello del útero mediante asa diatérmica en la mayoría de los casos, aunque se adapta el tratamiento a las características de cada paciente y de la lesión que presente. Estos tratamientos suelen tener éxito en casi todas las mujeres sin ocasionar efectos secundarios. Sin embargo, un porcentaje pequeño de mujeres continuarán presentando citologías alteradas, y algunas precisarán tratamientos adicionales. Por lo tanto, es muy importante seguir un control tras el tratamiento. Está comprobado que la eliminación de las células anormales conlleva la desaparición en la mayoría de los casos del VPH. Por ello, las mujeres con test de VPH negativo a los 12 meses después del tratamiento se consideran curadas de la lesión cervical, y pueden ser controladas de forma rutinaria en el su ginecólogo habitual.